No somos acumuladores de miedo.

Lo importante de la vida es vivir la experiencia, y no juzgarla como algo bueno o malo. Las experiencias nos suceden para hacernos fuertes, cargarnos de luz, no para sufrirlas.

Al juzgar cualquier evento bajo el juicio del bien y el mal, estamos rechazando el valor esencial de la vida: la trascendencia.

Las experiencias sirven para trasenderlas, no para cargarlas como culpas.

Nada es bueno ni malo, todo es como lo quieres ver. Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma.

De hecho, nosotros somos los creadores de las experiencias. No somos víctimas, ni culpables, somos creadores. Nacimos para crear y recrearnos con la vida.

Las experiencias son la recreación de la vida.

Todo es lo que es. Nada es el azar. Todo es parte de un plan divino.

Somos los responsables de llevarlo a cabo con amor.

El amor es el que trasnforma cualquier experiencia en luz.

Somos transformadores de luz, no acumuladores de miedo.

Y la luz es la experiencia misma.

La película de la vida es en vivo. Amar es el verbo presente.

Santiago Pando.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: