Plantar un Árbol.

Escribir un libro.

Tener un hijo.

Bueeeeenooooo. Comenzando por el paso número uno, compré miel pura de abeja (como mi nombre) para escribir Amor y ReUnión en una caja circular. Dorada por fuera, plateada por dentro y con pintitas rojas como de sangre. La caja.

Adentro estaban todos los nombres de los integran-tEs de mi árbol genealógico. Los vivos. Los muertos. Los de aquí. Los de allá. Hasta mí. 

Acompañada por dos caballeros y una pala, subimos a un taxi que nos dejó en el parque elegido. Enterré la caja y planté el árbol, mientras meditaba Feliz de haber nacido.

Continuará.

Una respuesta

  1. ummmmh! e m o c i o n a n t e

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: