Me ilumino diciendo: Gracias.

Etiquetas, queja y gratitud.

Pasé unos treinta años siendo la más introvertida. Decía si/no moviendo la cabeza para no pronunciar palabra. Y negativa. También era muy negativa. Me quejaba en lo profundo: ‘por qué yooooo’! Que he hecho yo para merecer esto, me decía, mientras lloraba en la oscuridad.

Luego, para conocer el otro extremo y por una explosión que no pude controlar, pasé tres años siendo la más extrovertida. Y positiva. Todo es para bien. Luz.

Hace unos días, en una Reiki Initiation me descubrí lamentándome, otra vez: que he hecho yo para merecer esto! Esta vida maravillosa, esta gente preciosa que me rodea, tanto amor. No me lo merezco!

Se lo comenté al grupo y la Maestra gritó: ‘Deja ya de quejarte, coño, y comienza a agradecer, joder’!

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: